Reseña de Libro: 11/22/63.

La verdad es que no sé de qué otra manera empezar esta reseña, más que diciendo:

Este libro es una obra de arte.

Ha sido de gran placer experimentar la profundidad de un libro que refleja el sacrificio y entusiasmo del autor, de la mano con su compromiso -que considero no está implícito estos días-  para con sus lectores. No es simplemente una novela extensa, es una combinación magistral de ficción y realidad, es el fruto de la imaginación fusionada perfectamente con una meticulosa revisión de hechos históricos. Este libro me ha arruinado, sin duda alguna, muchos otros libros por venir.

Antes de continuar, me parece necesario resaltar el hecho de que éste es el primer libro de Stephen King que tengo la oportunidad de leer. Me parece que me inicio al mundo de King con excelentísima recomendación. Estaré siempre agradecida de la osadía de aquel que me imaginó con las ganas, el deseo, pero más que nada con el tiempo, de incursionar en tan desafiante tarea -hablando desde ese aspecto de mi vida en que soy médico y las lecturas por placer son en realidad un lujo-. Mil gracias.

11/22/63 es una novela que se publica en el 2011 y como ya tenía claro, mucho antes de aquellas informativas últimas 7 páginas que nos sirven de epílogo, está muy trabajada y bastante pulida. Logra emplear diferentes géneros sin que la lectura se sienta fragmentada, por lo que podemos esperar ciencia ficción, un toque humor bastante ingenioso, un tanto inesperado romance y, claro, cierta porción de historia.

Menester admitir que pensé no sería tarea fácil sumergirme en 842 páginas (eso sin contar las 7 últimas que ya mencioné), que de paso están organizadas en 6 partes y 30 capítulos, pero resultó ser unas vacaciones. Stephen King no te facilita un tanque de oxígeno con reservas ilimitadas para este descenso, en mi opinión logra hacer más que eso, te enseña a respirar bajo el agua. Queriendo simplemente decir que es bien fácil empaparse.

¿Hay algo más emocionante que un profesor de Inglés como personaje principal? Por supuesto que sí. Un profesor de Inglés no es tu típico personaje principal y sin embargo, ese es precisamente el punto, hay mucho atípico en éstas páginas. De paso, ¿quién con más capacidad para darse a entender mediante las palabras que un profesor con alma de escritor? (Y en realidad no sé si ahora mismo hablo del mismo King o de Jake Epping).

Dicho esto, hablemos de Jake Epping, cumpliendo horarios y viviendo su monótona vida como profesor en Lisbon Falls, Maine. Poco logra sacarlo de su centro de equilibro, que se sostiene con frecuencia sobre un estado de ánimo en línea plana y un gran corazón que poca veces comparte con su entorno. Esto hasta conocer más a fondo la historia de Harry Dunning, uno de sus alumnos de edad avanzada, que logra despertar un conjunto de emociones entre empatía e impotencia. Es la impotencia -uno de los sentimientos más indeseados por el ser humano- lo que lleva a Jake a tomar decisiones impropias de su persona cuando se le presenta la oportunidad.

De forma inesperada, se pondrán a prueba la cordura y valentía de Jake, escogido entre tantos para sobrellevar el peso de un gran y creído improbable secreto, guardado por el muy amable y conocido Al Templeton, propietario del merendero menos concurrido de Lisbon Falls. Muchos otros libros coquetean con este secreto, viajes en el tiempo, pero muy pocos logran venderte la idea de manera que realmente lo consideres posible. Digamos que si fuera posible viajar en el tiempo, sería algo así como transportarse en una línea de tren o autobús sin paradas y con destino conocido, no como un taxi o vehículo privado en el cual eliges tú el destino. De esta primera manera, lo logra King, un portal bidirecional hacia un pasado en específico y un presente sujeto a variación.

Es de esperarse que detrás de cada difunto secreto exista una causa de muerte. Ya sea el bienestar mental, la necesidad de compartir lo que se convierte en una carga o, a veces de manera sutil, el encomendar una misión. En el caso de Al, la respuesta es todas las anteriores. La misión propuesta, promete cambiar todo el curso de la historia como la conocemos. Y es de esperarse, de tener la oportunidad de cambiar o evitar sucesos que consideramos han marcado de manera negativa la humanidad, ¿no lo haríamos?. El problema más que nada sería cuál escoger, de tantos que han ocurrido durante nuestra relativamente corta estadía sobre la tierra. La decisión se basaría más que nada en conveniencia, lo que se aplica al caso. El blanco: El Asesinato de John F Kennedy el día 22 del penúltimo mes del año 1963. Evento que, como muchos otros de diferente magnitud, marcó la vida de los ciudadanos de América del Norte y el resto del mundo.

1122-anniversary-Kennedy-assassination_full_600

Hasta cierto punto -superficial o profundo-, todos conocemos la historia, el revuelo, teorías conspiratorias, entre otros, que surgieron alrededor de éste suceso. Las cosas aún no están claras, como nunca lo están cuando las historias mueren con los que las han vivido. De todas formas, King solo ha tomado una de las tantas teorías como la más aceptable desde su punto de vista -como cualquiera tiene la libertad de hacer- y la ha plasmado en las páginas de este libro. Sin embargo, que no quede duda de que se empapó bastante de la historia y escenarios donde todo esto aconteció, se informó bastante para sus descripciones en espacio como en tiempo. Por eso anteriormente me tomé un momento para alabar dicha dedicación.

La novela da riendas sueltas a la imaginación y cabida a múltiples interrogantes. De las que me parecieron más importantes: ¿Qué tan seguros estamos de que un evento que nos disgusta es necesariamente negativo, o que uno que nos place es necesariamente positivo?, ¿Alguna vez estará satisfecho el ser humano con su realidad o siempre se aferrará a las realidades paralelas?. Entre muchas otras.

Estoy segura que estoy dejando escapar detalles importantes, aunque otros me los estoy reservando adrede. Usualmente no me gusta revelar demasiado, aunque sean detalles ya conocidos en otras reseñas, y me limito a escribir en base a la impresión que me deja un libro y no tanto sobre el mismo en sí. Yo admito que me lancé a ciegas, y quizás fue lo mejor ya que todo me pareció una sorpresa. Disfruté bastante de esta experiencia.

Las razones de Jake para aceptar esta misión y dar un salto a lo desconocido: ¿Cumplir los últimos deseos de un amigo moribundo, algo de aventura, deshacerse de la impotencia, mejorar el presente que conocemos o simple curiosidad? Ya me lo dirán ustedes más adelante, si se animan a anotarse en esta travesía.

stephen-king-11-22-63-book-cover

P.D Les recomiendo indagar más en la historia del cómo nace este libro, me ha parecido interesante el lapso desde que fue pensado hasta el de su publicación. Esto diferencia un extraordinario autor de uno común: La paciencia requerida para lograr la excelencia.

Aún tengo que leer el final alterno que me cuentan es en realidad el escrito por King. El final publicado en el libro es atribuido a su hijo, el escritor Joe Hill. Hasta ahora me ha agradado demasiado el final publicado en el libro, pero admito estar bastante curiosa. Si vale el addendum, pues me encargaré de agregar mi impresión más adelante.

Anuncios

2 comentarios en “Reseña de Libro: 11/22/63.

  1. Leer una entrada extensa en cualquier blog es toda una aventura… Pero no me caben dudas de que cualquier valiente que lea tu esfuerzo plasmado aquí querrá leer el libro que tanto aclamas.

    Me enorgullece el haberte recomendado esta obra, pero más me enorgullece que sintieras todas esas cosas que sentí yo al leerlo… ESTE es un libro al que quisieras aferrarte por semanas antes de empezar otro. ESTE es un libro que dañaría a los próximos, como almorzar con pizza y cenar tayota 😛

    Te la puse difícil, empezaste a leer a King con el libro que considero su mejor obra… ¿Qué tanto afectará ésto al próximo libro que tomes de él? Bueno, el tiempo dirá.

    ¡Excelente post! 🙂

    • Hahahaha. Antes que nada, o bueno, tras las carcajadas — ¡GRACIAS!. Me alegra que fuera de tu agrado, después de todo es fácil “arruinar” un libro con una mala reseña, pero hice todo lo posible por hacerle aunque fuera un poquito de justicia.

      Ya empecé a sentir los estragos. Oh, King, what have you done!? =P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s