Reseña de Libro: All The Light We Cannot See.

Publicada en Mayo del 2014 por la casa editora Scribner, es una historia de la pluma del escritor Anthony Doerr que todo amante de los libros -que visite librerías de manera regular- probablemente ya ha visto en los estantes. La misma ha logrado destacarse entre las demás novelas de ficción publicadas éste año.
Y de paso, ya lo he dicho, siempre han sido mi debilidad esas novelas que combinan historia con ficción, y es que me parece importante mantener latentes esos sucesos que marcaron al mundo y que han puesto en marcha un presente como hoy lo conocemos. All The Light We Cannot See, a pesar de contar con longitud de unas 530 páginas, logra sumergirnos en una lectura placentera, digerible e interesante. La narrativa de Doerr nos transporta a las páginas y nos pinta cada suceso con lujo de detalles, él ha sido bastante expresivo y descriptivo; y si bien es cierto que hay muchas palabras que aún desconozco del idioma inglés, fue una bienvenida aventura el navegar los diccionarios y aprender unas cuantas nuevas.
Se nos narra desde dos puntos de vista, mas en ocasiones suelen sentirse varias voces al mismo tiempo. Pero básicamente conocemos ambas caras de una única moneda, los dos extremos de una soga, les deux versions de un mismo evento, de una guerra que nunca debió suceder. Por un lado Werner, un brillante joven Alemán que logra verse atrapado, más de una vez, entre lo moralmente correcto y lo comúnmente aceptable, un niño que sin saberlo es arrastrado a un sistema que busca aprovecharse de sus talentos mientras se apodera de su alma; por el otro Marie-Laure, una curiosa joven Francesa que logra superar innumerables pruebas que le arroja la vida, que con gracia y coraje desafía sus propios límites en todo momento. Ambas historias adornadas con crudeza y perfumadas con un fuerte aroma a la realidad de aquellos días -en vísperas de la Segunda Guerra Mundial-,  logrando tocar nuestra sensibilidad mientras despierta cada uno de nuestros sentidos.
Además de Werner y Marie-Laure, Doerr logra dar forma a personajes exquisitos como Daniel LeBlanc, un hombre completamente entregado a su tarea como padre y a su oficio como cerrajero, la inteligente y siempre correcta Jutta, así mismo el apasionado joven Frederick, la ferviente Madame Manec, el melancólico Etienne, el incomprendido Volkheimer, entre otros cuantos.
Me pareció que éste libro intenta recordarnos que en los momentos más oscuros siempre son las pequeñas cosas las que nos mantienen a flote, las que nos brindan un poco de luz. No siempre sabemos quién nos está viendo o escuchando, y por ello nunca estaremos plenamente conscientes de la transcendencia de nuestros actos. Aún así, todo lo que hacemos tiene valor, se refleja en alguna parte y de alguna forma. Sea que entregues al mar un mensaje en una botella, que lances una bengala en medio de un desierto o que escribas una entrada en un blog que crees que nadie lee… todo lo que hacemos transciende de una manera u otra. Procuremos que al menos la mayoría de las veces nuestros actos sean de transcendencia positiva y que quizás lleven esperanzas o alegrías a otras almas que podrían necesitarla.
Aquí les dejo la preciosa portada del libro, la misma despliega la ciudad de Saint-Malo en Francia, tintada de azul bajo un cielo inmenso. Espero lleguen a disfrutarlo. Aquí una reseña publicada en Goodreads que me gustó mucho, no la recomiendo leer hasta que no lean el libro, la verdad es que me parece que contiene ciertos spoilers.
  
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s