Reseña de Libro: The Unbearable Lightness Of Being.

Es la cuarta y más reconocida obra de Milan Kundera, publicada originalmente en 1984 bajo el título Nesnesitelná lehkost bytí. The Unbearable Lightness Of Being es una hermosa obra con la capacidad de llevarnos a explorar diferentes temas. Tuve la oportunidad de leer la publicación de HarperPerennial Classics de 1999, traducida al inglés por Michael Henry Heim, con una longitud de 314 páginas.

Kundera se apoya en una serie de personajes y un peculiar estilo narrativo, para compartir con el lector ciertos aspectos filosóficos y psicológicos sobre la vida y el amor desde su punto de vista y el de otros reconocidos pensadores. La narración no es lineal, por lo que tendremos personajes en diferentes puntos de su vida y tendremos pausas que se llenan de los pensamientos en crudo del autor. Estas intervenciones del autor se ha convertido en la crítica negativa más común.

Algunos lectores han llegado a sentirse incómodos con las múltiples “interrupciones” del autor durante la novela, comparando las mismas con una película en la cual el director detiene la historia para hacer aclaraciones y comentarios que resultan innecesarios y molestos. Admito que me pareció poco necesario en ciertas ocasiones, sin embargo fue diferente y bienvenido. Me agradó mucho la manera acertada en la cual una lectora de Goodreads expresa ésta discordancia: “Es fácil entender como un lector puede sentirse irritado por como el autor se pierde en sus reflexiones filosóficas tan frecuentemente. Pero si eres alguien que puede encontrar algún sentido en las mismas, entonces la novela podría ser de tu agrado.” [“It is easy to see how a reader can get annoyed at the author’s getting lost in his philosophical musings so very often. But if you can find some meaning in those, the novel just might work for you.”]. Sin duda alguna me considero una de esas personas que han encontrado algún sentido en las reflexiones de Kundera.

Es un libro que cuenta con muchas opiniones inclinadas a ambos lados de la balanza; al fin y al cabo es un escrito para tomar y dejar. No tocará a todo el mundo de la misma forma, ni llevará a todo el mundo a reflexionar en sus palabras.

“The heavier the burden, the closer our lives come to the earth, the more real and truthful they become. Conversely, the absolute absence of burden causes man to be lighter than air, to soar into heights, take leave of the earth and his earthly being, and become only half real, his movements as free as they are insignificant. What then shall we choose? Weight or lightness?”

Los personajes son seres humanos comunes y corrientes, con personalidades, ideales y pensamientos que nos permitirán aprender un poco de cada uno de ellos. Incluso de los personajes secundarios logran extraerse ciertas enseñanzas, más aún, hasta de las mascotas.

Un atractivo del libro son los marcados trazos de historia, en este caso algo de historia Checoslovaca. Admitiendo que por momentos me pareció ligeramente agobiante, pero fue cuestión personal -a veces me siento tentada a ir un poco más a fondo con el fin de comprender de qué me hablan exactamente- ya que terminé investigando sobre la invasión Soviética a Checoslovaquia y la Primavera de Praga, para ubicarme dentro de la situación. Páginas extra a las ya establecidas.

Y es tal y como predije en un tweet cuando llevaba apenas 8 páginas, éste es uno que pasara a mi lista de favoritos. Aún cuando mi reseña les parezca una bandera roja, les aseguro que aunque hubiera puesto todo mi empeño no le habría hecho ni un pelo de justicia al libro. Quizás atravieso una etapa en mi vida en la que siento que éste libro de cierta forma encaja de manera perfecta, más que nada en las últimas páginas.

Es un libro que recomiendo a aquellos que disfrutan de la filosofía y que estén dispuestos a ser participes en las vidas de un grupo de personas que más temprano que tarde dejarán de ser extraños y se someterán al escrutinio de los lectores.

P.D. – En 1988 se adaptó esta historia a película. Ya tengo la curiosidad a mil, espero estarla viendo pronto.

Reseña de Película: The One I Love.

Se trata de una película que debutó en el Sundance Film Festival en Enero del  2014, dirigida por Charlie McDowell y escrita por Justin Lader. La misma se ha catalogado como un drama romántico con un toque de comedia, pero siendo algo atrevida, le agregaría uno que otro componente.

Es un filme bastante interesante, sinceramente creí que me enfrentaría a una aburrida y monótona trama, ya que a simple vista pues podría parecer muy básica. Con básica me refiero a la típica historia que inicia con una relación de esposos que se encuentra en problemas, sintiéndose así en la necesidad de buscar ayuda profesional para salvar su matrimonio.

La solución que propone el terapeuta de parejas es bastante obvia, un retiro a las afueras de la ciudad para re-conectarse y evaluar más a fondo su relación. Éste es en realidad un buen consejo si se cuentan con los recursos y el tiempo, alejarse de los factores estresantes del día a día y concentrarse plenamente en la otra persona y sus necesidades; precisamente el plan que tienen Ethan y Sophie.

A veces la raíz de todos los problemas entre dos es el tener una idea pre-concebida de cómo quisiéramos que fuera nuestra media mitad, o quizás de tener una imagen o recuerdo de un ayer y olvidar fácilmente que las personas cambian y, que al igual que nosotros, crecen diariamente y con cada nueva experiencia. En fin, todo sería más sencillo si alguien nos demostrara en qué estamos fallando precisamente, en qué aspectos debemos ceder y en cuáles debemos mantenernos firmes, sin embargo es un trabajo que pertenece sólo a las partes implicadas, o en mi opinión así es como debería ser.

Durante el transcurso de los 91 minutos que dura la película nos hacemos más conocedores de la relación de Ethan y Sophie, quienes ocupan prácticamente todo el espacio en pantalla. El papel de Ethan es interpretado por Mark Duplass, que se me hizo conocido por la película Your Sister’s Sister (2011), pero que aparte de eso es un actor que sinceramente no ha circulado en mi órbita cinéfila. Por otra parte, el papel de Sophie es interpretado por la actriz Elisabeth Moss, a quien pueden reconocer por algunas apariciones en Mad Men, pero que yo reconocí por la miniserie Top Of The Lake (2013). Entre otros, la aparición del famoso Ted Danson en el rol del terapeuta.

La película estuvo bien elaborada y logra mantener al espectador entretenido. The One I Love es sin duda refrescante dentro de su género, rayando un poco en lo bizarra y con la capacidad de causar impresiones. Admito ser una de esas personas molestas que en un ~80% de los casos adivina qué va a ocurrir, aunque otros podrían decir que es sólo un golpe de suerte del que lanza muchas teorías… pero bueno, el punto es que el filme me mantuvo redirigiendo pensamientos hasta el final.

No es una película excepcional, pero es buena. Da cabida a preguntar y discusiones, siendo en la mayor parte del tiempo indicio de que vale la pena ver. Espero que la disfruten.

Reseña de Libro y Película: And Then There Were None.

Es un libro de Agatha Christie publicado originalmente en el año 1939 bajo el título “Ten Little Niggers” (Diez Negritos). Tuve la oportunidad de leer la edición del 2001 que cuenta con 275 páginas, publicada por la casa editora St. Martin’s Pbookcoverress; empecé a leerlo por sugerencia, admitiendo que aún siendo los libros de misterio que me atrajeron a la lectura, últimamente no son mi primera elección.

La narrativa es de inmersión lenta y da espacio a muchos detalles, llevándote a remar con fuerzas durante las primeras páginas. Fue mi caso el no sentirme 100% segura de querer seguir, mas luego me descubrí en los rápidos y todo valió la pena. Christie nos hace invitados sin invitación de una peculiar expedición que de inicio promete ser bastante inglesa, de aquellos años donde las personas consumían excesivas cantidades de té mientras hablaban de nada y de todos. Sí, estaba esperando una reunión de personas poco interesantes en un lugar poco conocido, terminé llevándome una sorpresa.

La historia me recordó bastante el juego Clue -que imagino la gran mayoría conoce-, sin embargo descubrí que el libro en realidad tiene su propio juego, lanzado al mercado en el 2014 bajo el título 10 Negritos por Peká Editorial en España. No imagino qué tanto éxito logre tener.

Christie logra su cometido en líneas sencillas, mantenerte alerta y tomando notas de cada detalle, pendiente de cada movimiento de los personajes. Logró que cambiara de opinión a cada instante y me armara de nuevas teorías posiblemente en cada página, recordándome el porqué me gustan los libros de misterio al fin y al cabo, me mantienen alerta y con la imaginación a toda máquina.

Debo admitir que no todo el desenlace me pareció convincente, pareciéndome quizás un poco mal construido en relación a lo bien que se desenvolvió la historia; aclarando que aún me pareciera así, no logró restarle a la bien tejida maraña. Fue una muy grata y bienvenida lectura y al juzgar por su puntaje en Goodreads, muchos otros comparten dicha opinión.

andthen5Para los que se preguntan si hay una película, pues cómo no; la misma data del año 1945, dirigida por René Clair y adaptada por Dudley Nichols, es una película estadounidense que tiene altos récords en los más famosos sitios de películas en línea (IMDb, Rotten Tomatoes, entre otros). No pude resistirme a verla, tanto la curiosidad como el disfrutar de la historia en pantalla me motivaron a buscarla; para los interesados, la misma está disponible en Amazon a un módico precio, y gratis para aquellos con el servicio Prime.

La adaptación me pareció fantástica, bastante elaborada para la fecha en que se lanzó. La imagen es muy buena, las tomas son igualmente bien manejadas y sin parecer recortes, que era lo que honestamente esperaba, aún sin tener conocimiento de qué tan avanzada estuviera la industria cinematográfica en aquellos años. Sin duda alguna lo que dejó mucho que desear fueron las actuaciones de la mayoría de los personajes. Entre las peores están la Sra. y Sr. Rogers (Queenie Leonard y Richard Haydn) y el Dr. Armstrong (Walter Huston), sobresaliendo sin cuestionante Louis Hayward en el papel de Phillip Lombard, June Duprez como Vera Claythorne y Judith Anderson como MisAnd_Then_There_Were_None_(1945)s Emily Brent.

La película logra mantenerse relativamente fiel al libro salvo por unas cuantas alteraciones a la trama, y con unas cuantas me refiero a que dichas alteraciones me dejaron sorprendida y quizás haga lo mismo con aquellos que ya están familiarizados con la historia. Es una adaptación que vale la pena ver, y más si disfrutaron del libro.

Como ya podrán concluir, recomiendo mucho ambos el libro y la película, segurísima de que no se arrepentirán. Como lección, nunca dejen de dar oportunidad al material que pueda salirse de sus inclinaciones, puede que ciertas cosas los sorprendan y terminen aprendiendo algo nuevo de ustedes mismos.

Reseña de Película: You’re Not You.

youarenotSe trata de una excelente película bajo la dirección de George C. Wolfe, estrenada hoy 10 de Octubre 2014 en los cines Estadounidenses. Basadas en la novela de Michelle Wildgen -titulada de igual manera You’re Not You-, Jordan Roberts y Shana Feste se encargaron de editar el guión y ajustar a la pantalla grande esta hermosa historia.

Kate (Hilary Swank) es una aclamada pianista clásica, astuta ejecutiva, dedicada cocinera y amante esposa, en otras palabras una mujer imparable que lleva una magnífica y elaborada vida junto a su esposo Evan (Josh Duhamel). Es con poco aviso previo que la enfermedad degenerativa conocida como Esclerosis Lateral Amiotrófica -mejor conocida como ALS por sus siglas en Inglés- se instaura en el cuerpo de Kate y espíritu de sus allegados. Todo da un vuelco y no es sino hasta que Bec (Emmy Rossum), la personificación de un tren descarrilado, termina contra toda expectativa asistiendo a Kate en las tareas diarias y desarrollan una amistad que permitirá poner muchas cosas en orden nueva vez. Se nos presenta una historia que logra brindar luz dentro de una situación devastadora y que nos muestra cómo a veces lo que necesitamos es exactamente lo contrario a lo que  pensamos.

De cierta forma ésta película me recordó The Intouchables (2011), con una temática parecida. Me parece que ambas buscan recalcar y recordar la alegría y el espíritu lleno de vida que tienen las personas que padecen de alguna condición que los deshabilita físicamente. Enfatizar el hecho de que a veces simplemente nos enfocamos en las limitaciones e intentamos buscar solución y comodidad, descuidando otros aspectos, que son últimamente los más importantes a la hora de procurar bienestar.

La película procura concienciar a los espectadores sobre la Enfermedad de Lou Gehrig, condición neuro-degenerativa de carácter progresivo que ataca neuronas encargadas de  promover movimiento, provocando principalmente debilidad muscular y parálisis. Es una enfermedad poco conocida más no poco estudiada, aunque aún se desconozcan tanto el desencadenante de la condición -que en unos pocos casos se debe a un defecto genético- como una posible cura definitiva, existen varias instituciones que trabajan en pos de una comprensión más exhaustiva de la enfermedad.

El tan popular ALS Ice Bucket Challenge que ha estado empapando los medios estos últimos meses se realiza en pos de la donación para la investigación y estudio de ésta condición.

Screenshot (13)

Con la participación estelar de la talentosa Hilary Swank y un elenco compuesto por conocidos actores como Ali Larter, Emmy Rossum, Josh Duhamel, Frances Fisher, Marcia Gay Harden, Ernie Hudson, Loretta Devine, Josh Ritter, entre otros, logra transmitirse todo lo deseado, incitando a muchos a informase un poco más. Swank entrega una magnífica actuación en un papel que conlleva elevada complejidad.

Sin duda alguna estaré poniendo el libro en mi lista de próximas lecturas. Aquí les dejo el trailer de You’re Not You:

Caminos.

Admito que siempre me han gustado los poemas, canciones, pinturas y otros tipos de manifestaciones artísticas que se enfocan en los caminos. Quizás sea algo mío o sea algo que compartimos los seres humanos, esa debilidad con relación al futuro, con el qué nos depara la vida unos pasos más adelante y en base a las decisiones que tomamos a cada segundo. Pensamientos de ésta clase se pasean por las aceras de mi mente más seguido de lo que atrevería admitir.

Dentro de mis favoritos: el precioso poema de Antonio Machado, Caminante No Hay Camino de la obra “Campos de Castilla” (1912), siendo tan bien conocido en parte gracias a la voz de Joan Manuel Serrat y su canción Cantares, escrita en honor al poeta; y, por otro lado, el tan aclamado “The Road Not Taken” de Robert Frost. Hasta hace un tiempo, ambos simplemente me parecían lindas, llamativas e inspiradoras composiciones, dentro de la categoría del “recuerdo de vez en cuando”; mas estoy bastante consciente de que no es hasta que se viven ciertas experiencias que logra descubrirse el poder detrás de las palabras que se han leído y escuchado una y otra vez. Nuestras vivencias van dando forma a nuestros puntos de vista y, si tenemos suerte, modifican a manera de mejora nuestra capacidad de apreciar e interiorizar las cosas.

Mi porción favorita del poema de Machado es

Caminante, son tus huellas

el camino y nada más.

Me parece que es la oración determinante de todo el poema -además del título, claro está-, enfatizando el hecho de que no hay camino esperando por nosotros, sino que nos corresponde crearlo conforme a los pasos que decidamos tomar. Algo obvio en realidad, sin embargo son sólo palabras vacías hasta que se tiene la oportunidad de enfrentarse a ellas. Y hoy en día, y como muchos otros, me rodeo de este tipo de oportunidad: Descubro que hay opciones.

From: officialwhitehousepoet.blogspot.com

Durante el transcurso de nuestras vidas, somos sometidos a un sistema bastante básico: El sistema educativo. Desde pequeños se nos enseña que mientras cumplamos con los requisitos apropiados a cada grado, es imperativo que pasaremos al siguiente nivel; todo está pre-establecido bajo esa simple regla, haz y obtendrás. Dentro del sistema educativo no tenemos opciones, simplemente debemos cumplir con un número de materias para las cuales existe un programa ya determinado; así es desde nivel inicial hasta el nivel universitario. Aunque no lo sepamos cuando nos encontramos dentro del sistema, ésta es la parte fácil, todo está escrito, simplemente hay que seguir.

Dentro de éste sistema el “éxito” depende de si logramos cumplir o no con dichos requisitos, fuera de éste sistema “éxito” solo puedes definirlo tú. No hay patrones, ya no se trata de colorear dentro de las líneas, el mundo es una hoja en blanco que te corresponde dibujar; no hay un siguiente paso, nadie define lo que debes hacer más que tú mismo. No más campo de fuerza o escudo protector, no más acciones con resultados predecibles; estás afuera y los interruptores ya no muestran qué encienden o qué apagan, ahora existes en un mundo sin señalización. Todo es un misterio, todo es un riesgo, ya nada está escrito.

¿Qué se siente?, ¿es una sensación liberadora o totalmente aterradora? Una buena pregunta para todos los graduados que ya han pasado la fase de “luna de miel”, no más togas ni birretes, no más felicitaciones ni brindis, no más institucionalización. Bienvenida realidad, donde nada te asegura que 2 + 2 serán cuatro, ni que obtendrás lo que crees que mereces por hacer todo lo que creíste era necesario. Bienvenida realidad, un espacio para valientes, un paraíso para las mentes con puertas abiertas, un lugar donde sólo sobreviven aquellos con sueños flexibles.

Me fascina la canción de Serrat que mencioné anteriormente, Cantares, es una pura representación cantada de lo que nos pasamos la vida haciendo los seres humanos: Caminos sobre la mar. En otras palabras, no somos más de lo que hacemos en el momento. Somos como las huellas o esas palabras que todos hemos escrito en la arena, pasajeras. Somos las pompas de jabón en la canción, nos pintamos de sol y grana, volamos bajo el cielo azul y, súbitamente, un día nos quebramos. Podrá sonar trágico, pero más trágico es el hecho de que -ya de manera literal- algunas pompas de jabón han vivido más fructuosamente que nosotros, porque desde que nacen están conscientes de su efímera existencia… a nosotros parece que se nos olvida a cada segundo.

Y a veces suele pasar, que sólo pretenda hablar de caminos, y mi mente termine desvariando. Sin duda a veces lo que sentimos se apodera de las manos y de la boca, logrando manifestarse en lo que decimos, escribimos y, en última instancia, todo lo que creamos. Me parece que deberíamos dejarlo pasar más a menudo. Es una práctica que evita la saturación neuronal, causa número dos de suicidio neuronal, superada sólo por el escuchar canciones de un género que nos desagrada.  Trust me, I’m a [still not practicing] Doctor. 

Ya dejando las bromas, éste es un fragmento de la serie Orange Is The New Black que se ha quedado dando vueltas en mi mente, y que hace eco de mi opinión sobre cómo a veces buscamos romantizarlo todo con el fin de olvidar por un momento lo insignificante que somos cuando nos comparamos con el universo y, al mismo tiempo, validar nuestras decisiones y convencernos de que estamos justo donde queríamos estar, haciendo justo lo que queríamos estar haciendo. Aunque, si nos ponemos a pensar un poco, no necesitaríamos tanta validación si estuviéramos tan seguros de que estamos exactamente donde queremos estar, haciendo lo que queremos hacer.

OITNB Robert Frost

Piper establece cómo el poema de Frost claramente describe que ambos caminos son iguales, llevando al escritor a elegir un camino al azar, mientras dice a todo el mundo que ha escogido el camino menos transitado, teniendo en mente validar su propia decisión ante sí mismo y ante los demás. Su punto es entonces demostrar cómo los seres humanos tenemos la necesidad de sentir/pensar que nuestras decisiones importan quizás un poco más de lo que en realidad importan, y sentir que hemos tomado el camino correcto, cuando en realidad todo está fuera de nuestro control y sujeto al azar.

Para concluir, es bueno recordar que la frase gastada que dice “lo importante no radica en llegar al destino, sino disfrutar del camino” está gastada por una razón: es cierta. Es cierta porque puede que nos quedemos a mitad de camino y nunca lleguemos a dicho destino, porque puede que el destino no fuera lo esperado y nos molestaría menos sabiendo que al menos disfrutamos el trayecto hasta allí.

También es bueno recordar que al final será insignificante aquel camino que tanto nos esforzamos en defender ante nosotros mismos y ante los demás… por lo que, VIVE y olvídate de justificar, LUCHA y asegúrate de que es lo que deseas en verdad. No te pierdas a ti mismo en la opinión de los demás, tu camino es tú camino, y el mismo se borrará contigo. 

P.D

Un shot por cada Más/Mas en la entrada. [Internal/public Joke-Drinking Game].

My Autumn.

Exacly like my favorite season, you settled in without notice. Like part of the cheesy quote from The Fault In Our Stars: “…Slowly, then all at once”. It’s like one day everything’s suddenly different, you’re full of color, the weather is lovely and you don’t want it to end. My autumn, you’re not about dead leaves, you’re all about new beginnings. 

Like the bravest of the trees, you don’t panic when the green starts to fade away, you just accept it and realize that it is time for a change. A change of seasons. I am the set of eyes put here to admire the beauty of your many colors, but I am also the heart unconsciously synchronizing with your beats, I am also the soul openly feeling the myriad of emotions you seem to provoke.
Autumn, I was sitting outside under a dark chilly sky full of shiny little stars, I was looking up, only wishing to be one. And then I discovered your silhouette, walking under that same sky with all the knowledge in your hands, oblivious of the stars, illuminating your own path with this silly looking broken flash-light, and still doing exactly what you’d like.

You’re a blessing to look at, a breath of fresh air, a handful of hope, a Factory of Faith. Keep on, peeling the old, peeling the year long dusty tired leaves, take it all off and stand right there naked. Show the bystanders that fear is a constant but never an excuse. I am looking at you, always in constant motion.

 Originally published at Día a Día.