Reseña de Película: Mockingjay – Parte 1.

Ya hace unos días que vi la película, lo que me ha dado tiempo de calmar todas esas sensaciones inmediatas y a veces no certeras que te da el ver o leer cierto material; muchas veces debemos dejar que las ideas tomen forma y no escribir con todas las emociones a flor de piel, es bueno darse el tiempo para pensar. De repente me suena a un consejo para aplicar a otras áreas más importantes de la vida y no solo al escribir o emitir opiniones sobre alguna cuestión.

Mockingjay es el título del último libro de la trilogía The Hunger Games, es ciertamente un libro de muchos detalles. Muchos lo consideran el peor de la trilogía, yo nunca he conseguido verlos como entes individuales, y es que me parece que las series son para tomárselas de ese modo: como UNA historia. De todas formas, éste libro es el cierre, el conjunto de sucesos que da sentido a todo, le gustara o no a la mayoría de lectores.

Mockingjay, la primera parte, se estrenó en Norteamérica el 21 de Noviembre del año en curso. Cuando terminó la película, lo primero que llegó a mi mente fue decepción, fue el sentirme en un círculo vicioso de lo mismo durante las 2 horas y 3 minutos con que cuenta la película. ¿Por qué decepción? Pues porque ya con la historia en mente, me parecía que dilataban acontecimientos solo para justificar la secuela. Me parece que esta primera impresión fue un poco cruel. Como dije, no fue sino hasta que le dí unos días al sentimiento de “split injustificable”, que terminé entendiendo que quizás sí fuera necesario hacer el corte divisorio.

La película nos da una detallada lista de razones por las cuales Katniss decide unirse de manera activa y representar a la revolución contra El Capitolio. Se nos da un viaje en primera fila por la psiquis de K. Everdeen y la transformación que sufre desde su ignorancia ante los hechos ocurridos mientras se encontraba en recuperación, hasta sus renovadas fuerzas de luchar junto a la revolución y cambiar la situación en que viven los habitantes de los diferentes distritos del Panem.

Bread and circuses” (or bread and games) (from Latin: panem et circenses) is metonymic for a superficial means of appeasement. In the case of politics, the phrase is used to describe the generation of public approval, not through exemplary or excellent public service or public policy, but through diversion; distraction; or the mere satisfaction of the immediate, shallow requirements of a populace, as an offered “palliative.” Its originator, Juvenal, used the phrase to decry the selfishness of common people and their neglect of wider concerns. The phrase also implies the erosion or ignorance of civic duty amongst the concerns of the commoner.

wpid-http%3a%2f%2f33.media_.tumblr.com%2f88264c20e65e4ebfbabc2191fbb1a51f%2ftumblr_nguedryvub1u30qjvo1_500.gifHermoso párrafo de Wikipedia que resume de manera perfecta el brillante trabajo de Suzanne Collins con esta serie. Resumiendo: “Pan y Juegos”, del latín panem et circenses, básicamente describe ganar aprobación general de las masas, no mediante la calidad del servicio y políticas públicas, sino mediante medios de entretenimiento y distracción, servidos como métodos paliativos ante los reales problemas que azotan la sociedad. Es una pena que, como dice la línea, tuviera que recurrir a medidas de entretenimiento para generar público y fanáticos al libro; desviando la atención de la atracción principal, que es en parte ese mensaje, a la del juvenil triángulo amoroso. Pero bueno, suele pasar.

Volviendo a la película -ya que todo lo anterior es puramente la realidad en que nos encontramos-, sin duda alguna recomiendo verla. ¿Que puede que se sientan como yo al inicio? Pues lo más probable, aunque no puedo decir que fue un sentir general. Mockingjay, en su primera parte, no te dejará boquiabierto, ni promete descontrolar tus sentidos, más abre las puertas a una segunda entrega con mucho potencial. El director Francis Lawrence realizó un excelente trabajo con Catching Fire, espero que logre exceder nuestras expectativas con la segunda entrega de Mockingjay.

El fuerte en mi opinión ha sido más que nada la banda sonora; contando con muy buenos temas, principalmente de Lorde. La realidad es que ésta película exigió muy poco en cuanto a actuación, por lo que no puedo recordar a nadie que sobresaliera del marco.

Espero que logren verla, si aún no lo han hecho. Los que amamos la trilogía, quizás no estemos decepcionados, pero sí expectantes y esperando no estarlo ya con la última por venir.